SAN BOSCO Y EL PANTANO

CORO ESTADO FALCÓN 

 

 


 

              

 






 

 

Don Bosco, al poner mis manos sobre  las tuyas,

Se que podré hacer lo que por mi mismo no puedo.

Ya no tendré miedo

A mi inestable fuerza de voluntad,

Ahora me siento confiado

 Asido de tu mano tierna y amiga

Que me da la fuerza y la seguridad

Para donarme como tú,

Generosamente a los demás 

 

Hernán Blanco 

 

 

 

El Autor 

 

 

 


 

 


 

 

 

 

 

 

 

..

Francisco José Iturriza

  

 

LOS COMIENZOS DE LA COMUNIDAD CRISTIANA

 

 

Antes de construirse la capilla de San Juan Bosco, las catequesis en El Pantano la recibían los niños en la casa de Carmen de Cortez. Allí venía el sacerdote desde San Gabriel. Un poco más arriba debajo de un yabo recibió catequesis Juan Hurtado y otros  niños. A ese sitio acudía también el cura probablemente el Padre López  o el P. Santico de San Gabriel. 

 

La capilla de San Juan Bosco debió ser construida a mediados del año 1943 aproximadamente por los hermanos Julián y Teolindo Lugo. La limpieza del terreno comenzó en el año 1942 por un grupo de hombres de la comunidad que dirigía Aquiles Mujica, en compañía de Ángel Ávila, Juan García, Pinito Díaz, Juan de La Cruz Batista y su señora Eloína Chávez y Obdulio González. Para la faena de limpieza compraron una cabra por 12 bolívares para darle de comer a los trabajadores. Las herramientas de limpieza eran guardadas en la casa de Obdulio González. La casa parroquial es lo que hoy conocemos como el Ambulatorio San Juan Bosco

 

 

El P. Mario Rota es quien inicia las actividades pastorales en nuestra comunidad. En el año 1944 hizo su comunión en dicho templo Juan Penso Naveda pero el catecismo la daban en la casa de Carmen Ugarte que estaba detrás de la familia Mujica, la propia Carmen y Nanito Cortez eran los catequistas en ese tiempo. Juan cuenta que el padre Rota lo pasaba a buscar el domingo a las cuatro y media de la mañana. Además de tocar    las campanas Juan ayudaba al padre como monaguillo y también repartía los ticket a los muchachos que iban a la misa, constancia necesaria para poder tener derecho a la merienda de la tarde. Los panes los donaban al P. Rota en la Panadería Pelayo.

 

Entre otros jóvenes que entonces acudían a la capilla a catecismo y a jugar en los columpios, toboganes, sube y baja o tabla de equilibrio estaban, Egidio Castillo, María y Carmen Dávila, Irma, Arminda, Reinaldo Rivero, José Polanco, Estilita de Arias, Teofilo y Pedro Garcés, Fabián Higuera Rigoberto Molina, y Rubén Sánchez, Esteban Rivero Neptalí Medina, Candido Peña  y Mayo Quero entre otros 

 

Teodoro Zea nos comentó que en el patio de la capilla jugaban béisbol con pelotas que ellos mismo elaboraban con pedazos de trapo viejo, asi mismo refirió que el padre Rota les compraba la lona para elaborar los guantes

 

Neptalí Medina recuerda su primera comunión se realizó en San Clemente. Ismael Rosillo también hizo la primera comunión en ese tiempo. De San Bosco salieron los neocomulgantes en procesión. Rubén Sánchez y Rigoberto Molina venían desde Campo Alegre para el catecismo. La gran mayoría de los muchachos hacían su comunión vestidos de blanco y en alpargata. Rubén Sánchez aun recuerda los nueve viernes que era obligatorio hacerlo después de la comunión. Para Rubén el mejor cura que pasó por la parroquia fue el padre Rota ya que este, los fines de semana estaba pendiente de recoger los borrachitos que dormían en la calle.

 

Quien tocaba las campanas y además cuidaba la iglesia fue señor Wenceslaos  Arias, mejor conocido como Vence.

 

 

 

 

 

 

 

 

    AQUILES MUJICA               TOMASA GALICIA                    PINITO DIAZ

 

 

 

 

 

                                      

                                        Eloisa Chávez de Batista

 

 

 

 

 

 

                                       

                                           Costructor de la capilla

 

                                             




                            

                    MARIO CHIANPITTI Y GUILLERMO PARRA


 

 El padre Mario Chiampitti realizó una importante actividad social, cultural y deportivo y religiosa en toda el área de la parroquia San Juan  Bosco. Los pobres del sector eran auxiliados con bolsas de comida. En ocasiones se mataba algún bovino o cochino para repartirlo entre las familias de la comunidad. El área deportiva Chianpitti dotó de implementos deportivos a los jóvenes para que practicaran deportes como béisbol, fútbol y ciclismo, El equipo de ciclismo Era dirigido Por el Sr. Cono Carrano, dueños de la Tortuga Shop. Entre los ciclista estaban José Faneite, Germán Lugo y Francisco Vargas (Varguita), e Ismael Rosillo

 

También Crea una escuela de música y una escuela básica que dirigía el Padre Guillermo parra. En la cátedra de música estuvieron Germán Lugo y Carlos Delgado, Ismael Rosillo, y  Claudio Castillo entre otros. Educación básica hasta segundo grado recibió José Faneite, Argimiro y Jesús López a quienes llamaban los plebeyos también estudiaron en dicha escuela.

 

El padre Chiampitti organizó en grupo musical al que le pusieron el nombre de Ritmo Infantil, el cual se presentaba en el Programa que el mismo animaba junto a Luisa Lugo, en Radio Coro. El Programa se llamaba Campanadas.  Esta agrupación estaba integrada entre otros por Chente Peña, Ybrahin Leal, Amado Hidalgo, y los hermanos Palencia del grupo Duvisi, Roberto, Tomás, Honorio, y Pmpeyo

 En la actividad catequística después de formados, ayudaron al padre José Ramón Pérez, Pedro Manuel Martínez, Germán Lugo, Carlos Delgado, José Faneite Elvia Trina Colina.      

 

Cuenta Ismael Rosillo que el P. Chiampitti llevaba un registro de asistencia para premiar a final de año aquellos muchachos que acumulaban mayor número de asistencia durante el año. Entre otros amigos recuerda a Raúl y Edgar Smith, José Gotopo y a Pedro Silva. Una anécdota de Ismael quien no iba a Misa no encontraba guantes par jugar

 

El padre Chiampitti organizó en grupo musical que llamaron Ritmo Infantil el cual se presentaba en Programa que el mismo animaba junto a Luisa Lugo en Radio Coro El Programa se llamaba Campanadas.  Esta agrupación estaba integrada entre otros por Chente Peña, Ybrahin Leal, Amado Hidalgo y los Hermanos Palencia.  Ybrahin Leal   

 El P. Chiampitti de nuestra ciudad fue transferido a Valencia  y de allí al Junquito donde estuvo como capellán, posteriormente viajó a Alemania donde fallece.

 

 

 

 

           

 

 

                                        CHIAMPITTI Y EL CICLISMO


En la década del 50 al 60 el ciclismo en El Pantano tuvo mucho auge entre los pantaneros. En esa época competían en ciclismo Pompeyo Ventura, Porfirio Arcaya, Francisco Vargas, José Isabel Faneite, Ángel López, Leonel Rossel, Julio Andara, Marcos Navarro, José Camargo, Marcos Navarro, José Polanco, Juatiniano Batista, Francisco Reyes, también participaron un italiano de nombre Armando, un portugués de quien se desconoce el nombre. En ese tiempo era presidente del IND. Un andino de apellido Contreras Díaz... Este Señor según cuenta Pompeyo  fue un dirigente muy preocupado por el ciclismo   Según Manche Hernández también animó esta disciplina deportiva un Coronel de apellido Martines que estuvo destacado en la cárcel de Coro.

El Señor Cono Carrano también se preocupo por el desarrollo de esta actividad.

El Padre Chiampitti un fanático empedernido del ciclismo que llegó a tener su propio equipo llamado San Bosco. Este equipo Junto a la Mañana y Cerveza Zulia siempre estuvieron enfrentándose en las distintas competencias realizadas en la ciudad mariana.   

 

Una anécdota curiosa que sucedió con el padre Chiampitti y sus ciclistas tiene que ver con su desmedido fanatismo por el ciclismo. En una ocasión el equipo de San Bosco debió participar en una carrera desde Mirimire hasta Coro. El Padre salió algo tarde con sus muchachos en una camioneta Ford, siendo sorprendido por un espantoso palo de agua que les hizo retardar la llegada a su sitio de destino y para colmo de males no hallaron hospedaje en la mencionada población.  

 

Al padre y su grupo de ciclista no les quedó otra alternativa que dirigirse a un burdel  que quedaba por la cercanía del pueblo para solicitar hospedaje, allí le ofrecieron dos habitaciones dondeencerró a los atletas con candado mientras él se iba a dormir en su camioneta.  

 

A las siete de la mañana ya el padre estaba levantado con sus muchachos listos para irse al sitio de la partida. Esta fue una carrera muy accidentada, la gran mayoría de los ciclistas no llegaron a la raya de meta que los esperaba en la Av. Miranda  de nuestra ciudad. José Isabel Faneite ciclista del equipo de San Bosco y Protagonista de esta odisea llegó a la meta a la una de la tarde cuando ya no había nadie en el sitio.

Según Porfirio Arcaya, mejor conocido como La Dara, asegura que la primera carra de bicicleta que se realizó en Coro, partió desde La Vela. Las bicicletas eran de paseo. Corrieron entre otros Pompeyo Reyes, Gabriel Guanipa, Felipe Loaiza, Andrés Díaz, los morochos Amaya, el sastre, Jansen, Wilson, El promotor fue un señor de apellido Villavicencio, oriundo de Caracas. Y el señor Cono Carrano. Una bicicleta de paseo costaba entonces 200 bolívares


 

                                 LOS SALESIANOS

 

  

La Congregación Salesiana inicia su trabajo Pastoral en nuestra comunidad de San Bosco enero de 1951 con la llegada del Pa Mario Ciampitti y Guillermo Parra. El nuevo Colegio Pio XII Comiqnza a funcionar en el año 1953, aunque el Colegio funcionaba desde 1950 en la actual casa de COPEI, siendo su director entonces el P. Chapellin. Para el año 1954 estuvieron en la capilla de San Bosco el Padre Totti y el Padre Vezzer. En el año 1957 el P. Adán Wahl recibe formalmente la administración de la capilla San Juan Bosco.

 

El padre A Wah  fue un pintoresco personaje, algo acelerado en sus movimiento  que a las tres de la tarde abría el oratorio para que entrara el tropel de muchachos que venían de todo El Pantano, Cabudare, Chimpire, y Bobare, a jugar béisbol fútbol, domino y otras disciplinas. A las cuatro tocaba el pito que indicaba el fin de los juegos después se pasaba al salón para la enseñanza del catecismo, los que solo iban por el juego se retiraban al oír el silbato, otros se quedaban por el pan y el cambur que el padre acostumbraba repartir después del catecismo, había mucha hambre esa es la verdad. El pan se lo regalaban los hermanos Formiga de la Panadería San Nicolás, el cambur lo traía del Pió XII. El padre wahl es recordado en su Jeep rojo techo de lona en el cual siempre llevaba la muchachera guindando.

 

Algunos catequistas catequista de entonces fueron entre otras Carmen Victoria Vargas de Ruiz mejor conocida como Cuncha y Maruja de Ruiz. La Sra. Cuncha por muchos años fue responsable de adornar las andas de María Auxiliadora también se ocupaba de lavar toda la lencería propia del culto. Después de su muerte fue Teresa su hija quien se ocupó de continuar con esa tradición de acomodar y arreglar las andas. Vicente Guanipa fue quizás el más famoso de los catequistas de entonces. Quien no recuerda aquella voz de trueno proclamando la palabra de Jesús en la esquina de la calle Miranda con Sierralta. Vicente coordinó con el P. Whal aquel plan alimentario implementado por el gobierno de los Estados Unidos, conocido como Alianza Para el Progreso.

 

              


                                  


      p. romulo sanchez                                 p. carlos fibig



 

El 24 de septiembre de 1962 Mons. Iturriza decreta la creación de la parroquia,  siendo su primer párroco el presbítero José Verdechia el cual asume el cargo el 7 de septiembre de 1968. El padre Verdechia liderizó un grandioso movimiento cultural deportivo y religioso que dio gran fama y realce a nuestra comunidad a través del club Juvenil San Juan Bosco. Este club se convirtió en la más importante referencia deportiva del municipio Miranda. Las instalaciones deportivas se mantenían en permanente actividad, por las muchas disciplinas que se practicaban. El gran patio de la capilla era un hervidero de jóvenes que acudían de todas partes a recrearse sanamente a través del juego, el deporte y las actividades culturales.Desafortunadamente este movimiento no crecía en la misma proporción en lo atinente al compromiso con la iglesia, los valores del evangelio y del carisma salesiano. La situación se complicó e hizo crisis cuando se planteó la sustitución del párroco Verdechia. Esta decisión no satisfizo a  la comunidad, creándose un malestar que obligó a las autoridades a cerrar dicho Club  en Abril del año 1973.

 

En enero de 1974 en el área que servía de asentamiento al club, se comenzó la construcción de la nueva sede parroquial, la cual fue inaugurada y consagrada el 31 de enero de 1976 en homenaje al centenario de la presencia de los Salesianos en América del Sur.

 

Al P. Emilio Rodríguez correspondió la ardua tarea de la dotación y equipamiento del nuevo templo, como nuevo párroco. 

 

Los siguientes sacerdotes le sucedieron al P. Emilio: P. Antonio Van Maanen (de 1976 hasta 1977), P. Andrés Smaruj (de 1977 hasta 1985),  P. Emilio Rodríguez (1985 hasta 1987), P. José Guccione (de 1987 hasta 1996), P. Luciano Costalunga (1996 hasta 2002), y el actual párroco, P. Boleslaw Rozmus quien ejerce la función desde el 6 de Octubre de 2002 hasta el 2010. en el 2011 fue parroco mpor un año el padre dario y en la axtualidad es parroco el padre ignacio.   Es de hacer notar que el retablo del presbiterio fue traído desde Valencia por el padre Andrés Smaruj, dicho retablo fue construido en Italia en el año 1934 con motivo de la canonización de San Juan Bosco y desde entonces permaneció durante más de cuarenta años en el Santuario de María Auxiliadora en la capital del Estado Carabobo, hasta su traslado a esta capital de Coro.

 

 

 

 

 

 

                              

                                                    José Verdeccia

 

 

                                                                                   

                                                     

                     Emilio Rodríguez                                                    Adán Whal 

 

 

 

 

                                    

                                            Van Manen

 

 

                   

                  Andrés Smaruj

 

 

 

                                                                                   

                                                                                          Rozmus Boleslaw 

                                               

 

 

 

 

 

 

                                                

                                                   JOSÉ GUCCIONE

 

 

 

 

 

 

 

                                              
                                                  

                                                                                             

 

 

                                                               

                                                                            

 

 

       P. Costalunga



                                                         

                                                                

                                                                                 P. Dario





















                           



                            P. Nacho





Otros sacerdotes que pasaron por esta comunidad y que siempre recordaremos fueron el P. Sánchez, el P. Ramírez, procedentes de Colombia, se cuentan entre los primeros en llegar a Venezuela, José Pérez, (Pepe) fue un cooperador salesiano que se desempeñaba como entrenador deportivo se ordenó sacerdote en Perú, el P. Fibig, P. Rivolta, Plaza, Simoncheli, Lanza, José Melgar,  Inocencio Llamas y el P. Ruiz a quien le decían el padrecito

 

Definitivamente es gracias a la presencia de la Congregación Salesiana que se produce la transformación y civilización de nuestra comunidad. El nombre de San Juan Bosco, se hizo parte de nuestra cultura influyendo de tal manera que una parte del Pantano, sector norte emergiera como el barrio San Juan Bosco. Es debido a esa influencia que las calles comienzan a ser  identificadas con el nombre del Santo. La calle que pasaba al frente de la capilla adquiere el nombre de San Bosco, continuando en sentido norte el callejón José Gregorio Hernández, calle San Bosco Nº 2, calle San Bosco Nº 3  y el callejón Rayo de Luz que toma el nombre del abasto de mismo nombre que estableció en la esquina con Av. Los medanos el Sr. Jesús Sánchez. De allí a la orilla del monte solo había un peladal.


Por razones históricas Creo que nuestro barrio debe recuperar su topónimo inicial de San Juan Bosco ya que la identificación de Concordia nada tiene que ver con las raíces histórica y cultural de la comunidad por cuanto dicho nombre se origina del Bar Restauran Concordia que estableciera diagonal al redondel hoy Residencias Maiolino, el Señor Pache Leal.


El autor de este aborto social fue el amigo Máximo Fornerino, él mismo me  contó como había sucedido todo. El presentó a la alcaldía un proyecto para oficializar el nombre de su sector llamado Concordia, como una unidad social independiente del Barrio San Bosco, así se llamaba nuestro sector. El resultado de su solicitud, por ignorancia de las autoridades trajo como resultado que nos desaparecieran a nosotros, uniéndolos dos sectores totalmente distintos, uno de otro, en un solo sector. Realmente no fue culpa de Maximo. Los irresponsables e ignorantes fueron las utoridades municipales de entonces


De modo que quienes cometieron la torpeza de sustituir el nombre de San Juan Bosco por el nombre de un bar llamado Concordia nos golpearon el alma, nos despersonalizaron socialmente al arrancarnos la fuente primaria de un pueblo, como es el nombre de la familia social que somos, que nos da el carácter, es decir la identidad, ese sentido de pertenencia que se había desarrollado en el entorno comunitario como consecuencia del la pastoral social de la iglesia inicialmente emprendida por el Padre Mario Rota y que posteriormente continuaron los Salesiano hasta el presente. toda nuestra esencia social  fue tirado de un plumazo al cesto de la basura de la historia.


En ese sentido muchos de los que nos levantamos en el Barrio San Bosco  jamás podríamos tener algún sentido de pertenencia con algo que es ajeno a nuestra idiosincrasia. Concordia para nosotros no existía, ¿Cómo podría uno sentirse identificado con algo que no existe?


Los  que vivimos desde Av Josefa Camejo hasta la Calle Virginia Gil de Hermoso, sencillamente no nos sentimos ni nos sentiremos jamás identificado con concordia

 

 

 

MISAS DE AGUINALDO EN SAN BOSCO


Las misas de aguinaldos comenzaron con la llegada del P. Mario Chiampitti en ese entonces el conjunto de aguinaldo lo constituían los hermanos Roberto, Tomás, Pompeyo y Honorio Palencia, el único pantanero en ese grupo fue Gilberto Navas, entre las cantantes de entonces estaba Elvía Trina Colina, Petra y Luisa Lugo, Vicenta Rosa y Sangronis, Guillermina Castillo, Yoya, Emelina, Aura y la Nena Lugo Guerrero Yolanda Borges, Olga y Yolanda Blanco.


Este grupo de muchachas eran integrantes de la agrupación hijas de María, que dirigía Luisa Lugo 


En aquellos comienzos, las chicas de entonces hacían vendimias de empanadas, jugos, café, chocolate tortas y frutas después de la  misa para recabar fondos. Al terminar la celebración eucarística el grupo de cantantes se iban a Radio Coro a presentarse en un programa  que animaba Cecilio Antonio Nava.


Más tarde asumió la dirección Germán Lugo y en ese rol se mantuvo por más de treinta años. Muchas fueron las personas que participaron en las misas de aguinaldo de nuestra comunidad, unos tocando y otras cantando entre músicos se recuerdan a Chente Peña, Cándido Peña, Toño Tellería, Oscar Navarro mejor conocido como Baba, ya desaparecido, Nicho Canelita y entre las cantantes estaban Martina Rosales, Bertha Bustillo, Yolanda Blanco Meya Nava, Reina y Gregoria Díaz, Elvia, Hilda Peña Zaida, Marilú y Luisa Peña, Dianora Medina,  Guadalupe Fornerino(La China)  La Familia Manzano tambien se hizo presente en estas actividades por intermedio de la Señora  Blanca y sus hijo artistas Miguel y Douglas         

                                       

                 

MANCHE LUGO


Las familia Lugo Guerrero y siempre estuvo insertadas en el proceso y desarrollo cultural de nuestra comunidad. Participaron en esas actividades culturales de entonces por parte de los Lugo Guerrero, Celio, Erasmo, Juan, Hector y Leonti. Grandes colaboradores fueron todos en las actividades de la iglesia pero la labor de mayor relevancia la realizó Germen mejor conocido como Manche. Manche Lugo fue un consecuente animador de las misas de aguinaldos  quiénes los problemas de salud y las limitaciones físicas nunca le impidieron  estar allí en cada temporada navideña. Fue sin duda una bella persona muy querido y apreciado por quienes le conocimos, nunca olvidaremos sus sonoras carcajadas y su amable sonrisa. En estos tiempos  Cuando alguien se esfuerza y entrega el alma por una causa decimos ese tipo es patria o muerte con su responsabilidad. Axial era Manche Lugo con las misas de aguinaldos siempre estaba al pie del cañón. Pero además en su juventud fue catequista y participo en el equipo de ciclismo que fundara el padre Chiampitti y también fue alumno de la escuela de música que tenían los salesianos en la capilla. Además fue un connotado legionario pues participó en el Presidium Regina Apostolurum en el año 1956.


Manche se desempeño como músico en la banda del Batalló Mariscal Falcón, Después estuvo con la banda del Estado. En el campo privado tocó en la Orquesta Sensación, El como Venezuela.  La última agrupación en la que estuvo tocando fue la banda Latín Power. También toco con el Dasaguarare. Manche fue un gran arreglista.

 


 

 

JOSÉ  FANEITE


El Profesor José Faneite a quienes sus íntimos amigos le llaman Chavel es todo un personaje de nuestra comunidad, un libro viviente excepcional que guarda en su alma un montón de vivencias que de no haber sido entrevistado oportunamente quizás toda esa información que nos ha comunicado se hubiera perdido para siempre.


Chavel nació para ser líder es en el ámbito de la comunidad eclesial impulsada por los Salesianos donde aquel imberbe jovencito comenzó a pulirse demostrar su talento como dirigente social de la comunidad.


Chavel fue muy allegado al P. Mario Chiampitti y al padre Guillermo Parra. Por esa estrecha amistad y por esa confianza que Chiampitti depositó el resto de la muchachada lo llamaban el hijo del padre Chiampitti. Allí regaba una huerta que tenía Mons. Iturriza al fondo de la capilla donde después se construiría la Escuela Técnica Francisco de Miranda. Seis bolívares le pagaba el Obispo por aquel pequeño trabajo. Allí estudio su tercer grado e hizo dos años de teoría y solfeo, así alternaba sus estudio con su trabajo apostólico en la catequesis para la cual se preparó haciendo talleres y retiros en caracas bajo la tutela por supuesto de los salesianos. Pero chavel no solo se ocupaba de cultivar el espíritu también dedicaba tiempo al deporte siendo junto a Ismael Rosillo y a Francisco vargas y Manche Lugo destacados ciclistas de la ciudad. El deseo de superación de Chavel es quizás su característica mas importante ya que este joven estaba decidido a ser alguien en la vida entre los salesianos encontró Chavel ese amor por el estudio razón que lo motiva a expresarle a su hermano Rubén el deseo de continuar por ese camino.

 

 

 

LA LEGIÓN DE MARIA EN SAN BOSCO

La Legión de María se fundo en nuestra parroquia el 24 de julio de 1955 en la casa de Victoria de Ruiz, quien además fue presidenta del presidium, cuyo nombre estaba dedicado a Lustra Señera de Fátima. Otros miembros de la directiva fueron Emma de Guerrero Vicepresidente, Enriqueta de Jordán Secretaria y Teresa Ochando Tesorera.

La Señora Victoria, también conocida como Cancha con gran  generosidad sirvió a nuestra comunidad cristiana. Toda su vida la  dedicó al apostolado mariano,  y a la catequesis. Cambie se ocupo por mucho tiempo a cuidar los ornamentos del culto, lavado y planchado y responsable de adornar las andas de María Auxiliadora y San Juan Bosco en sus fiestas. 

Enriqueta Polanco de Jordán fue fundadora del Presidium Virgen de Las Vírgenes




             Testimonio del padre Ciampitti



 

Hacia el norte de la ciudad de Ampies; en unos llanos anegadizos sembrados de cardones y tunas por los lados de la vieja carretera que une de una manera insegura a los habitantes de la Península de Paraguana, por los años 1940-1941, la ciudad tiene sus primeros indicios de expansión y se piensa llamar esta parte con el sugestivo nombre de “Nueva Coro”

Monseñor Francisco José Iturriza, hijo de la Congregación Religiosa Salesiana, nombrado por la Santa Sede a regir los destinos de la grey falconiana, ya desde el primer año de su episcopado ve claramente el movimiento expansionista de sus ciudad episcopal y cultiva ya la idea de dotarla lo más pronto posible, de la Obra Maestra de su Santo Fundador un “Ortorio Festivo” como también de propagar su valiosa devoción.


La oportuna idea tiene su primera realización con la inauguración el 28 de mayo de 1944 de una modesta capilla de San Juan Bosco y dos patios amplios de juegos, funcionando también un salón adyacente a la capilla, una escuelita y precisamente en el norte de la ciudad, en el denominado “Pantano Arriba” a los lados de la carretera asfaltada y que ya nadie piensa en la “Nueva Coro” menos aun en “Pantano Arriba” y la mayoría en San Bosco de la Avenida de los Medanos.


Durante seis largos años la muchachada del Barrios que se va levantando poco a poco, acude presurosa a disfrutar de los cuidados espirituales del mismo señor Sr. Obispo que a pesar de sus múltiples y urgentes ocupaciones no le faltará tiempo para venir a celebrar los domingos la Santa Misa y animar al sacerdote de la Obra, P Mario Rota, que acompañado de un grupo de catequista prepara primeras comuniones y celebra la anual fiesta de San Juan Bosco


Desde el 28 de mayo hasta la llegada de los Salesianos a este meritorio sacerdote debe la Obra su adelanto y vida


El afortunado iniciador es que escribe esta nota que ha vivido y vive, y son ya dos años y siete meses, la misma vida del Barrio y muy cerca del corazón de los niños de innumerables familia pobres que me dan trabajo y al mismo tiempo consuelos espirituales, para seguir sembrando el terreno y hacerlo propicio para un futuro no muy lejano


A mi me toca tan solo enumerar de una manera escueta y rápida lo que se esta haciendo por voluntad del pastor.




COMO SE SOSTIENE LA OBRA


Vine a Coro sin un centavo en el Bolsillo; Los primeros meses todo estuvo a cargo del Señor Obispo.


Luego no tardó la providencia de hacerse sentir, valiéndose de la limosna de varias personas, completándose con una subvención del Estado y de la Municipalidad. Aunque se ha seguido viviendo muy modestamente, nunca nos ha faltado lo necesario, a pesar que siempre el personal de la Obra nunca ha bajado de cuatro salesianos y niños ayudantes.


Más aún varias cosa de cierta importancia se ha podido realizar.


Para el culto de la capilla se han comprado en España, Estatuas sagrario, casulla, candeleros y vasos sagrado.

La modesta residencia, desprovista aun de lo más elemental para la vida ordinaria, fue adquiriendo lo más indispensable


Así mismo, para la honesta expansión de los niños que frecuentan el oratorio, se dotó el Extenso Campo de Deporte de in tinglado de 15mx4 con su pequeño Bar para refresco, luz eléctrica y nevera


Se construyó un Backstop para los 4 teams de Béisbol que todas las tardes practican en el oratorio, y se marcó la pista para bicicleta de carrera.

Entre los deportes que se practican en San Bosco, podemos enumerarlos así: béisbol, Fútbol, voleibol y Ping Pong entre otros.


Además de estos y ordinario entrenamientos, los niños de San Bosco tienen un aparato de radio para oír los juegos los domingos, de Cine y de altoparlante con tocadiscos.

Actualmente esta en construcción un pequeño teatro de títeres, que servirá también para variar la recreación del domingo.


Lo que dará más importancia a la Obra y se solicitará muy pronto la construcción de pequeños talleres y salones de clase. El Comedor Escolar Mons. Iturriza, actualmente en construcción que podrá estar listo para el próximo año escolar, servirá para dar comida a 60 comensales escogido entre los muchachos más pobres y que asistan al oratorio del Barrio.


PARTE MORAL Y EDUCATIVA


El Oratorio tiene una Capilla que además de atender a los niños que la frecuentan atiende tambien a los numeroso fieles que no pueden cumplir sus deberes religiosos en las parroquias de la ciudad y o Iglesias cercanas.

Los domingos tienen la comodidad de dos Misas todos los días ejercicio del Santo Rosario por la tarde y la Santa Misa en la mañana


Actúan además dos Asociaciones religiosas: la de los hombres de San Juan Bosco y la de Damas de la Archicofradía de Maria Auxiliadora


Cuenta además con un buen grupo de personas adultas que se han asociados para formar la Asociación de la Doctrina Cristiana, con sus reuniones mensuales y reparto y sostenimiento de un órgano de presa que se publica en San Bosco.”El Catecismo de la Familia”


Todos los días por la tarde y en las primeras horas: hay una clase regular de catecismo para los niños y niñas que quieran prepararse a la primera comunión


Un comité de Damas Madrinas y piensa en los numeroso gastos que se requieren para que esas criaturas en la totalidad desprovista de medios necesarios, ropa y calzado puedan ser presentados convenientemente.


Por la mañana funciona una escuelita de primero y segundo grado.

Por la noche un Centro de Alfabetización

Todas las tarde después que los niños oratorianos se han entretenidos en sus acostumbrados juegos se les llama a formación y se les hace rezar con una platiquita Moral y luego se les da unos diez minutos de catecismo.


Actúa también un grupo de jóvenes mayores que en clase semanales se han preparado para dar clases de catecismo a los más pequeño. Diariamente se llevan a la Escuela de Música del Estado, 15 niños que se están preparando para la musica instrumental o banda del Oratorio.


Muchos son los niños que en ocasión de campeonatos, juegos etc. Pasan por el Oratorio; pero verdaderos oratorianos, decir niños inscritos y que lo frecuentan con regularidad, oyendo los domingos la Santa Misa y el catecismo dominical, recibiendo sus premios de Ropa y juguete dos veces ala año, son tan solo unos 150

                                       

 

                          PERSONAJES DE LA COMUNIDAD 

 

 

 

LAS HERMANAS TOVAR LOS PALENCIA Y LA CALLE  DUVISI

 

 

El camino más importante de entrada a la ciudad por el norte fue conocido como el camino de los paraguaneros o Av. Paraguana  ya que por esa vía entraban y salían los arrieros que venían de la península, los cuales se dirigían descargar su mercancía en la Posada de López  Pulgar que quedaba en la esquina de la Calle Monzón con colina. Donde se cruzaba el camino de Los Paraguaneros con la calle Josefa Camejo se residenció la Sra. Concepción Flores de Palencia con sus hijos artistas. Un día, en uno de esos habituales recorridos que la hermanas Tovar, Séfora y Virita hacían por toda la ciudad, ejerciendo su oficio de visitadoras sociales y promotoras de salud se aparecieron por el pantano visitando los hogares del sector para realizar una campaña sanitaria. En cada casa que llegaban iban preguntando por el nombre de la calle, en algunas partes les respondían que Av. Paraguaná  pero en otros sitios no les sabían dar razón, más como aquello de avenida nada tenía, no estaban seguras como identificar la calle. Cuando llegan a la casa de los Palencia Flores, las hermanas descubren a los famosos niños músicos del conjunto Duvisi de los cuales se habla por todas parte por el talento mostrado en sus constantes presentaciones radiales aquellos muchachos impresionaron de tal manera a Séfora y a  Virita que de allí en adelante fueron registrando en sus fichas de control, Calle Duvisí. A ella se le debe pues el nombre de la calle principal de nuestro barrio. La Palencia también vivieron por los lados de la calle Unión 

 

   

CHUCHO E INES

 

 

Un personajes muy queridos y siempre recordado en nuestra comunidad fue Chuchoines el cual se llamó realmente José de Jesús Petit, hijo de José Inés Petit y María de Jesús Leones de Petit. José Inés era oriundo de Guacuira Arriba y María de Jesús era de El Suruy, pueblo cercano a Churuguara municipio Federación. Estos esposos criaron además a José Vicente Pitit(Chente), Antonio José Petit(Buché), Julio Catalino Petit y a Josefa Petit(Chepa) por haber estos perdido a su madre, Candida Petit que era sobrina de José Inés Petit. Candida Petit engendró sus hijos con el Sr. Chundo Lugo. 

 

José de Jesús Petit mejor conocido como Chuchoines se unió a la señora Candida Faneite, quien ya  tenía tres hijos de uniones anteriores los cuales eran Rubén, José Vicente y Anselmo. De esta unión nacieron Clarita, Carmen y Olga.

 

José Inés y su hijo Chucho eran especialistas en construir casas de bahareque, y adobes Como en ese tiempo se usaba mucho la letrina, Chucho también se ocupaba en la construcción de ese tipo de huecos.

 

JUAN HURTADO


Juan es prácticamente uno de los primeros niño nacido en nuestro barrio junto a sus hermanas Francisca y Gregoria, vino al mundo un  24 de junio de 1925. Eran sus padres Estefana Valdez y Bernal Hurtado. Juan es el más importante personaje de la comunidad en lo que a conocimiento del sector se refiere ya que el proviene de esas primeras familias proveniente de Paraguaya, que se instalaron en las tierras baldías del pantano, y que después sería conocida como San Bosco. El es unos mis mejores colaboradores para la reconstrucción de esta historia por ser una de las pocas personas que aun viven, que vio nacer, crecer y como se desarrolló nuestra comunidad.

 

En principio como todos los niños del Barrio, Juan se ocupaba en los oficios de la casa, cortar leña para el fogón, pasto para el burro de la familia que era el medio de transporte, que era el medio de transporte con que la gente contaba para sus quehaceres. Ya más crecidito aproximándose a la madurez de edad se dedicaba a vender leña, datos, cagajón pilado, hierba y cardón materia prima muy solicitada para la construcción de viviendas. Después se dedicó a hacer adobes en  el Tanque de los Díaz. Fue así como poco a poco se dedico al trabajo de la construcción casas con su cuñado Pausalino Zea, su gran maestro, con quien aprendió el oficio de la albañilería. Estos personajes Pausalino y Juan participaron en la construcción de las más importantes obras que se hicieron en Coro tales como el parque de El indio Manaure, El servicio Lara, Estación de Servicio Medanos entre otros.

 

La granja de del General Jurado que he mencionado era la residencia oficial del gobernador. Juan cuenta que era un sitio paradisíaco con muchos árboles y lagunas donde había mucha variedad de patos. En esta granja, Juan  jugaba con un hijo de Jurado que llamaban el sordo, allí se divertía sacando peces de las laguna, de vez en cuando también recogía huevos de patos, ya que habían muchos 

 

            

  

CARLOS EUGENIO UGARTE

(Radio Pantano)

 

 

Carlos Eugenio Ugarte nació y se crió en la calle Miranda entre Riera y Duvisí era hijo de Otilia Ugarte. Aprendió a leer y a escribir de una manera muy particular, asomado a una ventana oía y veía las enseñanzas de las enseñaban las hermanas Morón y las hermanas Toledo

 

Era un artista panadero, los panaderos de entonces hacían obras de artes con la harina, cualquier figuras que un cliente solicitaba Carlos la elaboraba. Su pariente Teresa Peña aun recuerda un cáliz que Carlos le regaló el día de su primera comunión. Desde temprana edad realizó este oficio en la panadería de los Pelayo, además eran un hombre de letras apasionado de la lectura, siempre estaba escribiendo versos. Por cuestiones que nadie sabe, Carlos Eugenio se sumergió en el submundo del alcohol trasmutando en un locutor genial, un comunicador de los acontecimientos que acontecían en nuestra bucólica ciudad. Radio Pantano recorría la ciudad con su carreterilla y su inseparable perra ñeña, ofreciendo su servicio de aseador  ya que se dedicaba a limpiar solares y botar basura. Cuando se echaba los palos se le subía el volumen y entonces no paraba de hablar daba la hora, hacia anuncios publicitarios, narraba las noticias, trasmitía la Hora Católica un programa de la iglesia que se escuchaba por Radio Coro, cuando estaba en ese espacio rezaba el Padre Nuestro y el Ave María después se ponía a bailar hasta que lo vencía el sueño en cualquier esquina. Se decía la emisora que trabajaba sin luz. En una pequeña pieza  alquilada a Miguel Morillo vivió en la calle 2 San  Bosco durante mucho tiempo. Cuando estaba sobrio se convertía en escritor. Un día decidió hacer un rancho donde llaman los posones, entonces ya no decía radio pantano sino radio los posones. Cuando  rayaba los setenta años, allí  encontró la muerte. Carlos Eugenio Ugarte, es y será siempre un inolvidable personaje de nuestra historia local               

 

 

 AQUILES MUJICA

 

 

Aquiles Mujica fue un brillante autodidacta que llegó tan lejos como su voluntad y espíritu de superación se lo pedía. Seguramente fueron sus padres José Andrés Mujica y Luisa Medina quienes le enseñaron las primeras letras  en la calidez de su hogar en Miraca, lugar donde naciera en el Municipio Falcón.

 

El joven Aquiles conoció la capital en compañía de su padre en cual se dedicaba al comercio de las famosas piezas de arcilla que se elaboraban en la comunidad de Miraca. En este ir y venir a de Paraguaná a Coro y de Coro Paraguaná Aquiles le fue tomando el pulso a la actividad comercial al punto que el muchacho ya a los diecisiete años se lanzaba solo a hacer el largo recorrido del desierto paraguanero con su cargamento de Tinajas Budares, tazas y gran variedad de adornos los cual estaban destinada a satisfacer la demanda y exigencia de los Hermanos D`Limas, sus habituales compradores. Realmente la operación económica que realizaba con estos señores era más bien una especie de trueque o cambio de una mercancía por otra. Esta actividad llegó a su final cuando los señores compradores le manifiestan al joven Aquiles no estar interesado en el producto viéndose obligado a enrumbarse con su cargamento hacía la serranía donde terminaría colocando su producción entre Churuguara y Santa Cruz de Bucaral. En esta última población se quedó trabajando durante cinco años. Posteriormente se regresa a Miraca buscando el calor de sus añorados viejos.

 

Estando en el pueblo es cuando se alistas en la milicia desde donde es enviado a pagar su servicio militar en el Cuartel Mariscal Falcón en el batallón Urdaneta. Para ese entonces era comandante de la Institución un gran soldado falconiano nacido un poco más abajo de Taratara, la Bajada de Cumarebo, el Coronel Ordóñez quien muriera durante el golpe de estado contra el General Isaías Medina Angarita. Este Señor dándose cuenta de la preparación y capacidad de Aquiles lo tuvo a su disposición como una especie de lugarteniente.     

 

Después de pagar el servicio se reegancha permaneciendo en dicha institución por unos siete años.

 

Durante sus tiempos libres Aquiles estaba permanentemente estudiando, devorando libros, haciendo cursos por correspondencia,  de contaduría, electrónica, Ingles, Mecanografía y otros cursos con los cuales no hacía más que formarse para los grandes retos que la vida le tenía preparados.

 

A su salida de la vida castrense Aquiles consigue empleo en el reformatorio, especie de escuela de artesanal que funcionó donde actualmente se encuentra la Unidad  Geriátrica. Allí se desempeñó  como instructor. En este Centro de Formación la juventud desocupada aprendía un oficio productivo tanta para la institución como para ellos mismo por cuanto el beneficio obtenido por la venta de los productos era repartido equitativamente. Los alumnos de esta institución aprendían los siguientes oficios: Zapatería, Carpintería, Curtimbre, Cerámica fábrica de jabones y otros relacionados con el agro y la cría.

 

A su salida del Reformatorio Juan Cisostomo Falcón se va a Aruba a trabajar en la empresa petrolera. Después de su breve pasantita por la industria petrolera  regresa a Coro, para trabajar en el ayuntamiento como escribiente. Así fue ascendiendo hasta llegar a la gobernación para desempeñarse  como Pagador, Cajero, Cajero Jefe y Tesorero del Estado.

 

 Aquiles Mujica era un hombre fe. En los comienzo de la comunidad cristiana de San Juan Bosco, miembro de la cofradía de María Auxiliadora. En nuestro barrio fue apreciado por ser un hombre desprendido generoso y solidario con los necesitados. Sus conocimientos de enfermería obtenidos durante su estadía en el ejército le fueron de gran utilidad para ayudar a aquellos que tenían necesidad de una inyección o una medicina.



           LOS RESTOS HUMANOS QUE VENÍAN EN LOS ESCOMBROS DE LA CATEDRAL



Esta es una de esas extrañas historias que alguna vez le pasa a alguien en la vida.

Se trata de que en los comienzos de la fundación del barrio como ya hemos dicho, en tiempo de lluvia, el sector se convertía en un inmenso pantano, de allí el nombre que se le daba al mismo. Entonces todo el que hacia su pequeña casa de barro o bahareque, buscaba la manera de conseguir algún tipo de tierra para rellenar los alrededores. 

Un día que hacían reparaciones a nuestra catedral de Coro, primada de América, estaban los constructores amontonando cierta cantidad de tierra o escombros, situación que aprovechó Aquiles para solicitar de estas personas le fuera donada aquella tierra.

Efectivamente, la diligencia de Aquiles tuvo su resultado, ya que le fue concedido el material que había solicitado.

Sucedió pues que la constructora le envió la tierra para el relleno, y no tardó mucho en buscar a un trabajador para que le ayudara a regar en el solar las camionadas de tierra que le habían enviado. Fue así cuando a medida que fueron extendiendo los escombros, iban apareciendo algunos restos humanos que de alguna manera alarmaron tanto a Aquiles como el trabajador. Por su puesto que Aquiles muy preocupado acudió a los constructores para comunicarles el hallazgo. Estos le respondieron que pasarían a retirarlos pero jamás pasaron. A Aquiles no le quedó más remedio que juntar aquellos huesos y colocarlos con gran respecto en un rincón del patio. Aquellos huesos fueron objeto de veneración por parte de Aquiles, quien desde entonces les encendía habitualmente velas aquellas ánimas que fueron echadas del lugar donde presuntamente debieron descansar para siempre. Lo cierto es que estos o estas personas quienes debieron se muy importante por haber sido enterradas en una catedral, se encuentran en nuestro barrio, humildemente enterradas en el solar de Aquiles bajo un pequeño túmulo que le hiciera un vecino, Julio González. ¿Fueron restos de algún santo religioso o religiosa, o a caso un importante gobernante de la colonia? A Aquiles hijo le pregunté por curiosidad, si de alguna manera estas ánimas se hacían sentir y me manifestó que jamás en su casa  han experimentado alguna manifestación extraña. Según Aquiles, de lo que si está seguro es de experimentar una cierta seguridad y protección  por parte de estas agradecidas almas.




                                              HERIBERTO DÍAZ



Esta historia es el testimonio de uno de los primeros fundadores de nuestro antiguo Barrio Pantano Arriba. Uno de esos tantos niños paraguaneros, que en compañía de sus padres vivió la aventura de atravesar el desierto peninsular en lomo de un burro, en medio de las pocas pertenencias de la familia en busca de una mejor calidad de vida.


Heriberto Díaz, oriundo de Guacujua, a la edad de nueve años hizo su primer viaje a Coro en el año 1930 en compañía de su abuela Rosa Guanipa y su padre Cornelio Guanipa, los cuales se residenciaron por los lados de la calle unión, en una casita de una familia Acosta. Mientras Cornelio trabajaba en la fabrica de jabón de los hermanos D`Lima para mantener la familia, Heriberto también se rebuscaba vendiendo agua por los alrededores de la comunidad, con una lata que había comprado por el valor de 5 puyas. El costo de una lata de agua era de un cobre, (5 céntimos). El preciado líquido llegaba por gravedad a una caja de agua que estaba por los lados de la calle Iturbe, en la antigua estación del tren.


La estadía de Heriberto en Coro solo duró tres años, pues sus viejos decidieron regresar a los Llanitos en La Península de Paraguaná, para dedicarse a los quehaceres de la crianza y la agricultura. En esos menesteres se mantuvo Heriberto en unión de su padre, hasta el momento en que a la edad de 48 años se une en matrimonio con Neria Nicolasa Galicia.


23 años después en el año 1953 regresa nuevamente a Coro, pero esta vez llega al barrio San Bosco, sitio donde se encontraba residenciado su cuñado Martín Galicia, (fundador la tercera bodega de nuestro Barrio). El motivo de este regreso fue la enfermedad de su primogénito Antonio. Es su cuñado Martín Galicia, quien le convence para que se quedara. Desde entonces fijo su residencia para siempre en nuestro barrio, sector que recibió dicho nombre como consecuencia de la labor pastoral de los Salesianos en la Capilla de San Juan Bosco desde el año 1943.


En la actual casa de Chimino que antes fue de Victoriano González y que había sido construida por Antonio Peniche, se instaló con su familia pagando de alquiler 30 Bs. mensuales.

En ese tiempo por los alrededores del Tanque los Díaz, Samuel Morillo había construido una casita de adobe la cual vende a Martín por doscientos bolívares. Esta casita Martín comienza a transformarla con la finalidad de dársela a su hermana Neria y a Heriberto, para ayudarles a desahogarse de la pesada carga del alquiler, por su puesto, que eso no lo sabían ni Neria ni Heriberto.


Un día, aprovechando el viaje de Heriberto a Paraguaná con el plan de vender unos chivos que le quedaban por allá, Martín le hizo la mudanza para la casita, y cuando regresó, se encontró con la sorpresa de ver a su mujer en una nueva casa de habitación.


Para poder mantener su familia Heriberto se dedicó a trabajar en las casas de familias de la ciudad, limpiando solares o cualquier cosa que le ofrecieran por 6 bolívares diarios, hasta que su tío Valentín Díaz uno de los pocos taxistas que prestaba servicio en la ciudad, logró conseguirle un empleo estable como obrero en el Ministerio de Obras Públicas. 120.000 bolívares fue lo que recibió como prestación por 22 años de servicio.

Cuando Heriberto me hablaba de Martín lo hacía con un sentimiento de agradecimiento que no le cabía en el pecho, pues ese cuñado fue su ángel guardián para establecerse en este querido barrio nuestro.

                                            

 

  

 

 


GREGORIO LEONES

 

 

Gregorio llegó Coro, desde El Suruy con una familia de apellido Quevedo la cual lo puso a vender natilla y más tarde empanadas por las calles de la ciudad. Sucedió un día que estaba vendiendo empanadas por los lados de la cárcel y se encuentra con un señor que le pregunta por pura casualidad su apellido y procedencia, él le responde que había venido de El Suruy y que su apellido era Leones. Cuándo aquel señor escuchó el apellido le dice a Gregorio ¿tu no serás familia de la viejita que me crió a mí, por que ella es de apellido Leones? Gregorio se puso pensativo y recordó que su mamá le había contado que su abuelita se había venido de El Suruy desde muy joven y no se había sabido más de ella, Gregorio volviendo de su meditación le responde aquel señor puede ser. Ese día Gregorio se olvidó de las empanadas  y se fue con aquel desconocido a conocer a la señora de apellido Leones de la cual le había hablado el desconocido. Cuando aquel desconocido que tenía por nombre Julio Catalino le presentó   a la Señora María, despues de conversar, resultó   que los presentados eran la abuela y el nieto que se habían encontrado sin andarse buscando. Desde aquel  momento Gregorio se quedó con su abuelita y desde entonces recorre  las calles del  barrio ejerciendo como electricista domestico, oficio que aprendió trabajando con un portugués mientras en su casa hacia circuitos con baterías de carro, posteriormente hizo un curso en INCE para profundizar sus conocimientos.

 

 

                        EL BEISBOL DE SAN BOSCO



Cuando ya estaba en decadencia lo que yo llamo la gran liga corianas, en el llano de San Bosco se estaba levantando una camada de jóvenes peloteros dispuestos a imprimirles nuevos bríos a la actividad peloteril e inyectarles nueva sangre a los equipos emergentes.

Entre aquella muchachera que acudía a San Bosco jugar béisbol con los implementos que por supuesto había traído el padre Chaiampitti, Estaban entre otros Saúl Colina, Cayo Hernández, Pedro Garcés, Omar García, Luís Salas, Domingo Díaz, Francisco Acurero, Rafael Ramones, Gustavo Hernández, Francisco Dávila, Hipólito Garcés, Pedro Trasmonte, Tito Leen, Douglas Penso, Néstor Yarí, Andrés Bracho, Domingo Oviedo(escalera), José Dolores Díaz, le llamaban unos Yoyo y otros Chanquilón, Mundo Colina, Chindo Zavala, Manenche Rosillo, Manuel Arías, Higinio y Alberto Sibada, Julio y Carlos Castillo, Arcadio Sangronis, Candido Peña, Castor y Reinaldo Ugarte,  y Hernán Colina, entre los más Jóvenes estaban Hidemaro Pontiles, Carlito García, Miguel, Dionisio Carrasquero, Héctor Arguellos, Julio Garcés, Jesús, Francisco y Reinaldo Ávila, Coromoto y Amador Dávila, Víctor González, entre estos jóvenes venían muchos de Pantano Centro.

Es importante resaltar que en este campo de juego se practicaba béisbol en varias categorías, “A”, Juvenil, e infantil. Algunos de ellos representaron dignamente a Falcón en varios campeonatos nacionales. Una gran estrella de este béisbol pantanero y sanbosquero fue manenche Rosillo, quien se inició desde niño en el llano de La Rochela.

El Primer equipo donde participa Manenche se llamaba Cuba siendo su organizador Henry Jansen, el Manager fue José dolores Díaz (Chanquilón) Por cierto que el apodo de Chanquilon  le fue dado por su parecido físico con un famoso pelotero mejicano apodado Chanquilon. Las franelas para el equipo fueron compradas a en una tienda de los D`Limas a un costo de real y medio y las gorras  fue donación de la Ferretería Cruz, de Monche Soto. Fue un campeonato de varias categorías en homenaje a Víctor Fuguet. Los equipos que participaron en ese entonces fueron La Vela, Liceo Cecilio Acosta, Cumarebo, La Polar de Punto Fijo y Pantano Abajo. La anécdota de este evento, según Manenche fue que casi salieron desnudos porque en el primer swing o lanzamiento las franelas se



                                TEOFILO GARCÉS


 

Teofilo fue uno de eso muchachos que se hizo peloteros en las caimaneras que por los alrededores del aeropuerto, niños y adolescentes del barrio organizaban espontáneamente. En estos pequeños grupos carente de entrenador y dirigentes aquella muchachada pulía y desarrollaba sus habilidades con las aspiraciones de jugar en los equipos grandes. De ese semillero de peloteros de El Pantano surgió Teófilo para jugar como era su sueño en las grandes ligas de Falcón. En los equipos de San Bosco, Seguridad Nacional, Olimpia, CADAFE, Punto. Fijo, La Rochela, Texco Campo Elías y otros.  


Teofilo jugó con peloteros de un alto nivel como Víctor Davalillo, Urbano Lugo, Tata Amaya, José Croquer, José Ramón Higuera,  Juan Ramón Quero (cumarebito) y mi primo Emilio Ratón Vargas hijo de Francisco Tellería.     

Los peloteros profesionales que venía a jugar en Coro y Punto Fijo los dueños de equipos les pagaban 600 bolívares mensuales. Teofilo con el último equipo que jugó el Campo Elías, le pagaban 300 bolívares. Por sus servicios al equipo Texco trabajó en la Shell y Creole empresas petroleras establecidas en  Punto Fijo.   

 

La fiebre del béisbol el aquel tiempo era tan grande que los pantaneros viajaban a cualquier parte para hacer sus desafíos  beisbolísticos. Además de jugar en todos los llanos de Coro y la Vela también se iban a Paraguaná a los llanos de Miraca Maquigua Maitiruma, Santa Ana. Donde estaban las buenas apuestas allí estaban los pantaneros con su mejor selección. El transporte   del equipo era un camión internacional de Prisciliano cuando el viaje era largo. Cuando los juegos eran en Coro los transportaba Ali Hidalgo en un pequeño camión Ford.


Una anécdota de Teófilo que considero importante reseñar aquí tiene que ver con el béisbol las apuestas y las carreras de caballos. En aquellas caimaneras de béisbol que se hacían en la década del 50 y 60 entre los peloteros del pantano es necesario hacer mención de aquellos comerciantes de la localidad que invertían en cada juego de acuerdo a como se conformaban los equipos. Los mismos peloteros hacían sus pequeñas inversiones. Esos financistas y los hemos mencionados, Facho, Alí, Prisciliano eran algunos de esos personajes.



En una ocasión Alí Hidalgo le encomendó a Teofilo hacer una apuesta de cinco bolívares en uno de esos tantos juegos y este tuvo la suerte de ganarse 25 bolívares, por lo que recibió de Alí cinco bolívares de regalo. Con este dinero selló un cuadrito del 5 y 6, juego de las carreras de caballos muy popular en la época. El domingo por la tarde Teofilo se fue a escuchar las carreras en el único sitio de la comunidad donde había un radio, en la casa de Benigno Perozo, un potente radio de marca alemana TELEFUNKEN. Para sorpresa de Teofilo, los 6 caballos que la tarde anterior había marcado en el cuadrito, salieron vencedores ganándose ese domingo 8.000 bolívares con los cuales comenzó a construir su actual casa de habitación.    

        

Pero antes de ser pelotero el hijo de Asunción Valdez y Bartolo Garcés, primero tuvo que hacerse hombre a juro porque la vida así lo exigía. La familia pantanera tenía que hacer de tripa corazón para poder salir adelante. Teofilo además de realizar los oficios de la casa como buscar el agua moler  el maíz cortar el pasto para el burro de la casa, también lo cortaba para vender, vendió datos,  leña; vendió agua en Maracaibo en un burro, trabajo como albañil, en una carretilla bastante arena cargó para despejar la carretera Coro-Punto Fijo por tan solo 5 bolívares diarios. En una pasantía que hizo en el INOS tenía que ir hasta Siburua, San Antonio y Meachiche en bicicleta  a bombear agua para las petroleras, No había sido construida todavía la represa El Isiro. Cuando al fin gracias al béisbol, pudo conseguir un cargo fijo en el INOS,  tuvo que echar coleto del bueno con un sueldo de 12 bolívares diarios.           

 

                                                 

 

                                     

 

      

 

 HERNÁN BLANCO

 

 

Voog. Make a website.